Hablamos de tu Salud

Salud y consejos

Alergia al frío: ¿En qué consiste?

Noviembre 16, 2022

La alergia al frío es una especie de urticaria que se produce debido a las bajas temperaturas, por lo que su manifestación es mucho más común en invierno. Aunque es una afección dermatológica poco frecuente, su incidencia es mayor en niños, adolescentes y adultos jóvenes. En este artículo analizamos sus síntomas y sus causas, aportando recomendaciones para evitar que se manifieste.

¿Qué es la alergia al frío?

La alergia al frío o urticaria por frío es un trastorno de la piel que se da cuando las personas que lo padecen se exponen al frío o a los cambios bruscos de temperatura. La alergia al frío se suele producir con temperaturas bajas, por debajo de los 4°C, pero también con los cambios bruscos de temperatura, como el cambio repentino de estación, el baño en agua muy fría o el acceso a una sala con fuerte aire acondicionado. También puede manifestarse al ingerir productos fríos como un refresco refrigerado o un helado.

Síntomas: La alergia al frío se manifiesta generalmente en la piel

La también llamada urticaria a frigore se manifiesta generalmente en la piel, con picazón y enrojecimiento en forma de ronchas. En una exposición prolongada de las personas más sensibles se pueden dar otros síntomas más graves de la alergia al frío, como dolor abdominal, dificultad para tragar y respirar o mareos. Como síntoma más alarmante y solo en las personas con extremada sensibilidad, puede provocar hinchazón de la lengua y de la garganta o incluso anafilaxia, una reacción alérgica grave.

Recomendaciones para la alergia al frío

¿Qué es recomendable para la alergia al frío? A continuación, detallamos algunos consejos para evitar que los síntomas de la alergia al frío se manifiesten:

  • La más evidente es ir bien abrigado en invierno.
  • Especialmente, cubrir bien zonas que no van siempre protegidas, como las manos con guantes o el rostro con gorros y bufandas.
  • Evitar el consumo de bebidas o alimentos demasiado fríos.
  • No sumergirse en agua muy fría, de hecho, lo ideal es que el agua esté a partir de los 25 grados.
  • Evitar los cambios bruscos de temperatura, por ejemplo, al salir de la ducha con agua caliente o al entrar al mar con el agua muy fría.
  • En el caso de bañarse, es aconsejable probar primero el agua con una mano y observar si se produce una reacción en la piel.

Causas de la alergia al frío

La causa de la alergia al frío es todavía desconocida, pero parece estar provocada por la sensibilidad mayor de algunas personas en las células de la piel. Por ello, en determinadas ocasiones relacionadas con el frío se libera histamina (sustancia habitual en las reacciones alérgicas) y otras sustancias químicas al torrente sanguíneo, que provocan la característica urticaria o, en casos más graves, una reacción sistémica, es decir, en todo el cuerpo.

Diagnóstico y tratamiento de la alergia al frío

Como en la mayoría de las alergias, el diagnóstico consiste en observar la reacción del paciente al exponerlo en un entorno controlado a una pequeña cantidad del alérgeno, en este caso, el frío. Para ello, se lleva a cabo la conocida como prueba del cubito de hielo, en la que se coloca este elemento envuelto en plástico para no dañar la piel en contacto con el paciente. En las personas alérgicas al frío suele aparecer una roncha roja en el lugar en el que se ha colocado el cubito. También se puede exponer el antebrazo del paciente a temperaturas frías para determinar su resistencia al frío.

No existe una cura para la alergia al frío y su tratamiento es sobre todo preventivo, es decir, siguiendo los consejos para evitar que sus síntomas aparezcan. En muchos pacientes esta urticaria desaparece después de semanas o meses, pero en otros pacientes puede ser crónica.

Unidad de Alergología en Paracelso Sagasta Zaragoza

En Paracelso Sagasta contamos con la Unidad de Alergología, en la que un equipo de especialistas evaluaran, mediante tu historia clínica y diferentes pruebas diagnósticas, tu reacción al alérgeno con el fin de obtener un diagnóstico preciso, un tratamiento eficaz y un seguimiento personalizado. Si has experimentado estos síntomas con la llegada del frío o en cambios bruscos de temperatura, no dudes en ponerte en contacto con nuestro equipo de alergología.

Comentarios