Hablamos de tu Salud

Salud y consejos

Cálculos renales: Síntomas y tratamiento

Octubre 10, 2022

Los cálculos renales, también llamados nefrolitiasis o urolitiasis, y popularmente conocidos como “piedras en el riñón” son una patología muy común. De hecho, se estima que una de cada diez personas sufrirá un cálculo renal en algún momento de su vida, según la Asociación Española de Urología (AEU).

En este artículo hablamos sobre qué son los cálculos renales, los síntomas, así como de los diversos tratamientos que existen para expulsarlos o eliminarlos de nuestro organismo.

¿Qué son los cálculos renales?

Los cálculos renales son acumulaciones de sales minerales, mayoritariamente compuestas de calcio, pudiendo existir uno o varios al mismo tiempo. Se pueden depositar en la zona renal o desplazarse hasta el uréter y, normalmente, aunque no siempre, se expulsan al orinar. En caso contrario, pueden provocar problemas como dificultad para expulsar la orina y dolor.

Su tamaño puede ser milimétrico, lo que se conoce popularmente como “arenillas”, hasta alcanzar varios centímetros, pudiendo llegar a ser tan grandes como una pelota de golf. Suelen ser de un tono marrón o amarillento y de contornos lisos o irregulares.

Tipos de cálculos renales

Existen, principalmente, cuatro tipos de cálculos renales:

  • Cálculos de calcio: son los más frecuentes y se deben a la acumulación de oxalato de calcio, una sustancia producida por el hígado o procedente de la alimentación.
  • Cálculos de estruvita: están asociados a las infecciones de orina recurrentes. Pueden crecer considerablemente y con rapidez, obstruyendo el riñón, los uréteres o la vejiga.
  • Cálculos de ácido úrico: cuando en la orina hay demasiada presencia de esta sustancia. Son más habituales que en hombres que en mujeres y están relacionados con la pérdida de líquidos, con una alimentación muy proteica y con factores genéticos.
  • Cálculos de cistina: se dan en las personas que padecen cistinuria, una patología poco frecuente que hace que los riñones excreten este aminoácido llamado cistina.

¿Por qué aparecen los cálculos renales?

Son diversos los factores que pueden contribuir a la formación de piedras en el riñón:

Antecedentes familiares

Es más probable que desarrollemos cálculos si ya los hemos padecido nosotros mismos o un familiar nuestro los ha sufrido antes. Según algunos expertos, esta condición multiplica por tres el riesgo de padecerlos.

Hidratación y dieta

Una de las mejores formas de prevenir los cálculos renales es ingerir suficiente cantidad de líquido, ya que la deshidratación puede provocar que la orina sea demasiado concentrada, lo que, a su vez, favorece la formación de cristales. Además, se recomienda una dieta baja en sodio (sal), limitar el consumo de proteínas animales y obtener suficiente calcio de los alimentos.

Otras enfermedades

Hay algunos pacientes con un riesgo más elevado de padecer piedras en el riñón, por ejemplo, si han tenido la gota o ya han sufrido otras veces un cálculo renal. Otras patologías como la tiroides y la Enfermedad de Crohn también aumentan el riesgo de padecer piedras en el riñón. La obesidad, la diabetes mellitus o la hipertensión arterial son otros factores de riesgo que favorecen su desarrollo.

Edad y el sexo

Generalmente, la prevalencia incrementa después de los 20 años y se eleva de forma exponencial entre los 40 y los 60, especialmente en los varones. En las mujeres, se produce un segundo pico de incidencia a partir los 60 años. Por lo general, afecta más a los hombres que a las mujeres, en una proporción aproximadamente de dos a uno, aunque esta diferencia está reduciéndose en los últimos años.

Algunos medicamentos

Ciertos medicamentos o suplementos pueden favorecer la aparición de cálculos renales.

Síntomas de las piedras en el riñón

Los cálculos no producen síntomas hasta el momento en que bajan por las uretras junto con la orina. Si las piedras que recorren el tracto urinario no alcanzan los 3 mm puede que incluso no lleguen a provocar síntomas visibles y acaben eliminándose a través de la orina sin causar ningún tipo de dolor.

Tal y como hemos comentado, los síntomas y signos de los cálculos renales pueden variar en función de factores como el tamaño y la localización de la piedra. Los más comunes son:

  • Dolor que se puede manifestar de diversas formas, muchas veces con intensidad en los costados y en la espalda. Pero también puede ser un dolor que se propaga hacia la parte baja del abdomen, un dolor en oleadas o un dolor continuo.
  • Dolor al orinar.
  • Orina de color rojizo o marrón.
  • Orina turbia.
  • Infección de orina
  • Fiebre, sudor y escalofríos.
  • Necesidad de orinar con mayor frecuencia, siempre pequeñas cantidades.
  • Vómitos.
  • Sangre en la orina.

Diagnóstico de las piedras en el riñón

El diagnóstico de las piedras en los riñones se realiza a través de un análisis de orina y de sangre, así como diferentes pruebas de diagnóstico por la imagen como la ecografía renal. En Paracelso Sagasta, nuestro equipo de nefrología realiza múltiples pruebas para el diagnóstico precoz y preciso de cálculos renales con el fin de aplicar un tratamiento eficaz y personalizado. Aquí puedes encontrar toda la información de contacto para pedir tu cita.

Comentarios