Hablamos de tu Salud

Salud y consejos

Diálisis: en qué consiste y cuándo se realiza

Abril 12, 2022

Los riñones se encargan principalmente de depurar las toxinas de nuestro organismo y de regular el volumen de líquidos. Es decir, no solo se ocupan de producir orina, sino también de mantener el equilibrio del agua y de los minerales del organismo, sintetizar distintas hormonas como la Vitamina D o la Eritropoyetina o controlar la tensión arterial.

¿Pero qué sucede cuando fallan? Es necesario sustituir las funciones. Salvo que el paciente tenga la oportunidad de recibir un trasplante de riñón, se somete por lo general a un tratamiento llamado diálisis que, en definitiva, permite limpiar su sangre sustituyendo la función que deberían hacer estos órganos deteriorados.

Como explica la nefróloga de Paracelso Sagasta Vanessa Guerrero, la detección precoz en este caso es importante por varios motivos. El primero es que la insuficiencia renal crónica tiene diferentes estadios que van del 1 al 5, y en el 5 hay que aplicar una terapia sustitutiva como la diálisis o un tratamiento definitivo como el trasplante. En segundo lugar, en los primeros estadios de enfermedad no hay apenas sintomatología, por lo que la detección precoz es importante para evitar o detener la progresión.

El equipo de Nefrología de Paracelso Sagasta está especializado en detectar esta enfermedad que permite, independientemente del estadio, aplicar un tratamiento con el fin de ralentizar o evitar la progresión de la enfermedad.

¿Qué es la diálisis?

La diálisis es un tratamiento médico utilizado ante fallos de la función renal temporales (insuficiencia renal aguda) o definitivos (insuficiencia renal crónica). La función de los riñones consiste en eliminar los desechos y el exceso de líquidos del cuerpo, por lo que la diálisis suple esta tarea y permite filtrar artificialmente las sustancias tóxicas acumuladas que no se pueden eliminar por la orina.

Existen dos tipos de diálisis, la hemodiálisis y la diálisis peritoneal, y ambas cumplen con la misma función: limpiar la sangre de desechos y regular el exceso de agua, sal y otros minerales.

¿Cuándo es necesario realizar diálisis?

La diálisis se lleva a cabo cuando los riñones fallan y se encuentran en la fase más avanzada de la insuficiencia renal (incapacidad para realizar correctamente sus funciones).

Si la causa o la enfermedad aparece de forma brusca o en un periodo corto de tiempo lo llamamos insuficiencia renal aguda. Sin embargo, si lo hace en un periodo más largo de tiempo o de forma más progresiva y lenta lo llamamos insuficiencia renal crónica (IRC). La diálisis puede ser el tratamiento en ambos casos, pero, mientras que en el primero será algo temporal, en la conocida como IRC la diálisis sustituye de forma definitiva a la función de los riñones.

¿Cuáles son los síntomas de una persona que necesita diálisis renal?

La insuficiencia renal es en muchas ocasiones “una enfermedad silente”, es decir, no suele dar señales, especialmente, en sus primeras etapas. Incluso cuando está en una fase más avanzada, hasta el punto de requerir diálisis, el paciente puede presentar síntomas leves y encontrarse relativamente bien. Por eso, es importante ponerse en manos de un especialista médico, en este caso el nefrólogo, que se apoyará también en los análisis del laboratorio, contemplando datos como los niveles de bicarbonato, urea o fósforo.

En cualquier caso, los síntomas habituales antes de comenzar un proceso de diálisis corresponden a los de la insuficiencia renal avanzada. Son muy variables y pueden incluir:

  • Náuseas o vómitos debido a la acumulación de toxinas en la sangre.
  • Calambres o alteración muscular debido a la alteración del potasio o del calcio.
  • Edemas o inflamación de los miembros o de las extremidades inferiores por el acúmulo de líquidos.
  • Malestar general y cansancio debido a la anemia que aparece de forma secundaria.
  • Arritmias cardiacas o edema agudo de pulmón son algunos de los cuadros clínicos más graves que aparecen cuando la función renal está muy deteriorada.

Tipos de diálisis

Existen dos grandes técnicas para realizar la diálisis para un paciente con insuficiencia renal:

Diálisis peritoneal

Es la que se realiza con un tubo blando llamado catéter que se coloca en el revestimiento del abdomen del paciente, en una zona conocida como peritoneo. Antes de comenzar el tratamiento, el cirujano inserta el catéter en el abdomen del paciente, que recibirá posteriormente un tratamiento con la solución de diálisis (agua con sal y otros aditivos). Esta solución entra dentro del organismo para suplir las funciones del riñón: absorber las toxinas y regular el exceso de líquidos.

Esta diálisis se realiza en casa y puede ser el propio paciente el que se ocupe de sus propios cuidados, cambiando periódicamente la bolsa con solución de diálisis, ya que con el paso de las horas va perdiendo capacidad de filtrado.

Hemodiálisis

La hemodiálisis se realiza en una unidad hospitalaria o en un centro de diálisis, donde se utiliza una máquina con un filtro, el dializador. También llamada “riñón artificial”, esta máquina bombea la sangre a través del filtro y la devuelve al organismo, permitiendo que el paciente reciba la sangre filtrada. Al contrario que con la diálisis peritoneal, la hemodiálisis requiere que el enfermo acuda al centro médico para recibir su tratamiento varias veces por semana.

La importancia del control para diagnosticar la insuficiencia renal

Como recuerda la nefróloga de Paracelso Sagasta Patricia Vernet, la Enfermedad Renal Crónica (ERC) afecta al 10 % de la población adulta española y a un 20 % si hablamos de los mayores de 60 años. Además, en muchas ocasiones, es asintomática, por lo que está infradiagnosticada.

Por ello, el equipo de nuestro centro médico en Zaragoza incide en la importancia de realizar analíticas de control y acudir al médico en el caso de presentar cualquier sintomatología que parezca inusual o que dure más de lo debido.

Contacta con nosotros para pedir cita en la especialidad de Nefrología.

Comentarios