Hablamos de tu Salud

Salud Mujer

Menopausia: síntomas, causas y 5 consejos

Noviembre 30, 2021

La menopausia hace referencia al fin del ciclo menstrual y a sus consecuencias. De hecho, la menopausia se diagnostica oficialmente un año después de la ausencia de regla o amenorrea. La llegada de la menopausia viene de la mano de diferentes cambios físicos y emocionales en la mujer.

Dolores articulares, sofocos o, incluso, alteraciones en el estado de ánimo. Estos son algunos de los síntomas más comunes de la menopausia.

En este artículo vamos a profundizar sobre qué es la menopausia, cuáles son sus síntomas y causas, así como 5 consejos clave para cuidar de la salud de las mujeres en este periodo vital.

Menopausia: definición

De acuerdo con la RAE, la menopausia es el “cese natural y permanente de la menstruación” o el “período de la vida de una mujer en que se experimenta la menopausia”. Es decir, no hay que entenderla como una acción concreta; sino que se trata de un lapso temporal.

Una época que suele darse en mujeres entre los 48 y 54 años. De hecho, según apunta la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia, la edad media de la menopausia en nuestro país es de 51 años. De este modo, a la mujer que presente síntomas de la menopausia (o la propia ausencia de menstruación) antes de los cuarenta, se le va a diagnosticar una “menopausia precoz”.

Por otro lado, en la perimenopausia o tiempo de transición hasta la menopausia es normal presentar ciclos menstruales muy irregulares. Meses con regla, otros no… y otros en los que la menstruación llegue varias veces. Es importante resaltar que, a pesar de estos periodos menstruales irregulares, el embarazo todavía es posible.

A continuación, vemos cuáles son los primeros síntomas de la menopausia, así como los signos más importantes:

Principales síntomas de la menopausia

Antes de nada, cabe destacar que AEEM apunta que una cuarta parte de las mujeres no presentan apenas sintomatología. No obstante, el 75% (la gran mayoría) sí que sufre alguno de los siguientes.

Por ello, es necesario informarse y saber que estos síntomas son intermitentes y que no afectan a todas las mujeres por igual.

  • Menstruaciones irregulares

  • Sofocos

  • Sequedad vaginal

  • Cambios de humor

  • Escalofríos

  • Problemas de memoria

  • Sudoración nocturna

  • Piel seca

  • Aumento de peso

  • Pérdida de la libido

  • Ansiedad

  • Náuseas en la menopausia

  • Problemas urinarios o vesicales

  • Alteraciones en el sueño

  • Metabolismo lento

  • Pérdida de volumen en el pecho

A esta amplia lista, hay que señalar que el dolor de las articulaciones en la menopausia es también muy común. De esta forma, el nivel bajo de hormonas propicia la aparición de la artrosis, entre otras afecciones.

Asimismo, taquicardia y menopausia también son dos términos que van de la mano. Son palpitaciones debidas al desajuste hormonal.

¿Cuáles son sus causas?

Normalmente, la menopausia es un proceso biológico natural en las mujeres. Sin embargo, pueden existir otras causas que desencadenen este cambio global en el cuerpo de la mujer:

  • Deterioro natural de las hormonas reproductivas: Es el proceso natural. Los ovarios dejan de producir las mismas cantidades de estrógenos y progesterona (son las hormonas que regulan la menstruación); por tanto, la fertilidad disminuye.
  • Insuficiencia ovárica primaria: Casi un 1% de las mujeres la sufren. En efecto, nos referimos a aquellas mujeres menores de 40 que tienen “menopausia precoz” o “menopausia prematura”.
  • Quimioterapia y radioterapia: Ambos tratamientos oncológicos pueden provocar una menopausia precoz. En el primer caso, no siempre ocurre; por lo que es necesario seguir tomando métodos anticonceptivos durante la quimio. Por su parte, la radioterapia afecta si la propia radiación está destinada a los ovarios.
  • Cirugía: La ooforectomía o cirugía donde se extirpan los ovarios (tanto uno como los dos) desencadena también la aparición de la menopausia. Y es que los ovarios son los órganos encargados de producir los estrógenos y la progesterona; por lo que su ausencia va a generar este proceso y de una forma abrupta, además.

De esta forma, la gran mayoría de mujeres reciben un tratamiento hormonal durante la menopausia. Aunque, los cambios en el día a día van a ser también muy importantes para mejorar su calidad de vida.

5 consejos para aliviar los síntomas de la menopausia

Descubre estos 5 consejos básicos, que recomendamos a cualquier mujer que presente síntomas de la menopausia.

1. Ir al médico

El apoyo profesional es fundamental. Es un periodo clave en la madurez de la mujer, quien observa y experimenta cómo su cuerpo cambia. Por consiguiente, es imprescindible contar con profesionales médicos especializados que te orienten y te prescriban –en caso de necesitar- un tratamiento. Por ello, en Paracelso Sagasta contamos con especialistas de toda índole (medicina general, neurofisiología, psicología…) que estarán contigo para aconsejarte y guiarte en este cambio vital.

2. Una dieta equilibrada

En segundo lugar, cuidar la alimentación durante la menopausia es también muy importante para un bienestar próspero. Como hemos dicho antes, el desajuste hormonal provoca un aumento en el peso y cambios en el metabolismo. Por consiguiente, para evitar hipertensión, se recomienda una dieta moderada y baja en grasas saturadas.

Además, para paliar esa relación entre la menopausia y los dolores articulares y musculares se recomienda ingerir alimentos con vitamina D, calcio y omega 3; el pescado azul es recomendable.

3. Cuidar el suelo pélvico

Fortalecer la musculatura siempre es importante. Y el suelo pélvico no iba a ser menos. Es necesario estar atenta con la menopausia, ya que se puede originar una atrofia vaginal, provocando malestar en las relaciones sexuales.

Asimismo, problemas de incontinencia urinaria o el prolapso uterino son también motivo de trabajar esta parte del cuerpo.

4. Practicar ejercicio a diario

El ejercicio es perfecto para controlar el aumento de peso y la pérdida de masa ósea. Además, alivia los sofocos. Una actividad física aeróbica diaria es muy recomendable: salir a caminar, una clase de zumba, ir en bicicleta, nadar…

Asimismo, actividades como el yoga o el pilates favorecen la masa muscular y también la relajación.

5. Hidratar la piel

La piel es el órgano más extenso del cuerpo. Y con la menopausia, se encuentra más seca y menos elástica. De ahí que sea más propensa a que se arrugue más. Para ello, es recomendable hacer un uso diario de crema hidratante y protegerla del sol.

Y, sobre todo, trabaja la autoestima. El aumento de peso, la falta de libido, la aparición de arrugas, los cambios hormonales… afectan a los estados del ánimo. Por ello, no hay que obviar la salud mental. “Mens sana in corpore sano”, siempre.

Si estás sufriendo alguno de los síntomas ya citados, pide tu cita en Paracelso Sagasta. Somos profesionales y estamos aquí para acompañarte.

Comentarios