Hablamos de tu Salud

Salud y consejos

¿Por qué se produce la escoliosis? Síntomas y tratamiento

Mayo 05, 2022

La escoliosis consiste en una curvatura lateral de la columna vertebral, que debería ser recta. Esta desviación en la espalda suele detectarse en la adolescencia, cuando los menores están creciendo. También es esta época en la que los tratamientos son más efectivos. Los más habituales son el corsé ortopédico, orientado a que no se acentúe la curva, o la operación, en los casos más graves.

Según la Sociedad Española de la Columna Vertebral, entre el 2-3 % de los adolescentes tiene escoliosis idiopática, es decir, cuya causa es desconocida. Esta escoliosis idiopática se da en un 80 % de los jóvenes diagnosticados, aunque también hay un pequeño porcentaje que la desarrolla por malformaciones congénitas o como consecuencia de la neurofibromatosis, el síndrome de Marfan o lesiones neurológicas.

Pero, aunque en la mayoría de los casos la causa sea desconocida, los investigadores apuntan a que existe una influencia genética, ya que la probabilidad de que un niño o niña desarrolle escoliosis es mayor cuando sus padres la tienen también.

¿Qué síntomas de la escoliosis son visibles?

En la mayoría de los casos, la escoliosis no duele en la infancia y la adolescencia, por lo que es muy importante que el pediatra revise la curvatura de sus pacientes. En caso de detectar una desviación, los podrá remitir al traumatólogo, el especialista que se ocupará de estudiar su evolución y aplicar un tratamiento.

Aunque tampoco es muy visible, especialmente en sus inicios, muchas veces son los padres y familiares los que se dan cuenta de señales que rompen la “simetría” del niño o la niña, como una cadera más alta o pronunciada que la otra, hombros a diferente nivel o un omoplato más prominente.

En los casos en los que la curvatura es grave, los pulmones pueden resultar dañados, aunque un diagnóstico a tiempo permite que los traumatólogos puedan aplicar un tratamiento que permita no llegar a ese punto. Aunque la escoliosis grave no tratada no es causa de mortalidad, sí que puede generar en el futuro grandes molestias como el dolor o la reducción de la capacidad respiratoria.

¿Cuál es el tratamiento de la escoliosis?

Los médicos suelen hablar de escoliosis cuando la curvatura es superior a 10 grados. El tratamiento de la escoliosis depende de esta desviación:

Tratamiento de escoliosis en curvatura leve (menos de 20 grados)

Cuando se detecta una pequeña curvatura y el niño o la niña todavía está en fase de crecimiento, el traumatólogo podrá llevar a cabo de forma periódica controles de exploración o radiografías, para asegurarse de que la escoliosis no avanza.

Tratamiento de escoliosis en curvatura moderada (entre los 25 y los 40 grados)

En curvas moderadas de adolescentes, existe la opción de corsé, un freno ortopédico que permite que la desviación no avance. Hay que tener en cuenta que en algunos casos se pueden ganar varios grados en un solo mes cuando se está en etapa de crecimiento. El corsé se suele fabricar a medida en una ortopedia, y existen de diferentes tipos, en función del tipo de curva. Aunque estas estructuras están diseñadas para que no se noten bajo la ropa, pueden generar rechazo en los adolescentes que deben llevarlo, pero es importante que lo utilicen el tiempo recomendado por su médico para evitar llegar a la cirugía.

Tratamiento de escoliosis en curvatura grave (más de 50 grados)

Solo en los casos más severos se valora la opción de la cirugía, indicada a partir de los 60 grados o cuando hay más de 40 pero se observa una progresión constante, a pesar del corsé ortopédico. Con la operación se corrige la curva mediante implantes de metal que sostienen la zona de la deformidad y permiten que las vértebras operadas se fusionen.

Escoliosis: el papel de las revisiones periódicas y el traumatólogo

Aunque como hemos visto la escoliosis no es grave, es imprescindible su diagnóstico y tratamiento para que el paciente no tenga dolor y problemas de salud relacionados. Por eso, es importante que el pediatra o el médico de familia pueda remitir al paciente al traumatólogo ante una evidencia o que los padres acudan a este profesional para que diagnostique la escoliosis.

En Paracelso Sagasta contamos con un Unidad de Traumatología que trabaja codo con codo con la de Radiología, que se ocupa de las pruebas radiológicas necesarias para evaluar la evolución de la escoliosis. Si tu hijo o hija tiene escoliosis diagnosticada o has observado alguna anomalía relacionada con la columna vertebral, aquí puedes concertar una cita en nuestra clínica en Zaragoza, donde será atendido por nuestros traumatólogos de forma privada o a través de un seguro médico.

Finalmente, entre los niños, adolescentes o incluso adultos con escoliosis es recomendable la realización diaria de ejercicios específicos y estiramientos que puede proporcionar el médico o el fisioterapeuta. Asimismo, la natación y otros deportes que fortalezcan la espalda pueden ser de gran utilidad para sobrellevar la escoliosis y beneficiarse de otras muchas ventajas para el organismo.

Comentarios