Hablamos de tu salud

Salud y consejos

¿Qué es el Síndrome de la Clase Turista?

Julio 03, 2019

Se acercan las vacaciones de verano y la mayoría de nosotros lo tenemos todo planeado para irnos de viaje. Si sois de los que os gusta viajar, aprovecharéis este “largo” período de descanso para visitar algún país lejano, lo que implicará que paséis muchas horas en un avión, en un tren o en un autobús. Esto en principio no tiene por qué tener consecuencias para nuestra salud, pero es bueno saber que dependiendo de las condiciones en las que viajamos, podemos llevarnos algún que otro contratiempo.

Viajar en un espacio reducido y con poca movilidad durante muchas horas puede aumentar el riesgo de formación de coágulos en las piernas. Es el llamado síndrome de la clase turista, una dolencia que se asocia con los viajes largos en avión (de ahí el nombre del síndrome), aunque no es algo exclusivo de este transporte. De hecho, el espacio limitado entre asientos para las piernas es algo que también encontramos en trenes o autobuses.

La cuestión es que estar mucho tiempo sin mover las piernas ralentiza la circulación de la sangre, pudiendo provocar lo que en términos médicos se denomina trombosis venosa profunda. Es una afección en la que se forma un coágulo sanguíneo o trombo en una vena y que en el peor de los casos puede trepar hasta el pulmón provocando una embolia pulmonar.

Afortunadamente, esta patología no ocurre con frecuencia y por ello no hace falta preocuparse cada vez que nos subimos a un avión. De hecho, solo afecta a una de cada 1.000 personas, cifra que aumenta a un 3% en personas con factores de riesgo, según la Fundación Española del Corazón.

FACTORES QUE AUMENTAN EL RIESGO DE TROMBOSIS

Los factores de riesgo de trombosis son:

  • La obesidad
  • Haberse sometido a una cirugía recientemente
  • Tomar anticonceptivos orales
  • Padecer alguna enfermedad cardíaca, neurológica o respiratoria
  • El consumo de tabaco y alcohol

Es importante saber reconocer las señales que nos alertan de una posible trombosis. Normalmente, en los casos más evidentes suele manifestarse como dolor en la parte alta de la pantorrilla, hinchazón y rojez de la zona, aunque puede que los síntomas aparezcan días después de bajarse del avión.

Por eso, si se advierten señales pasados unos días, incluso semanas, es necesario acudir urgentemente al médico para realizar las pruebas necesarias como una ecografía para confirmar el diagnóstico de la trombosis. Una vez confirmado, se suele tratar con anticoagulantes como la eparina. Es importante coger a tiempo una patología de este tipo y tratarla de forma precoz para que no vaya a más.

MEDIDAS DE PREVENCIÓN

Por suerte, es una condición totalmente evitable si seguimos unas sencillas pautas durante el viaje:

  • Hidratarse frecuentemente
  • Levantarse a caminar cada 2 horas
  • Masajearse las piernas
  • Hacer estiramientos
  • Cambiar de postura regularmente
  • Llevar ropa cómoda

Si crees que puedes padecer esta dolencia, lo mejor será que te sometas a una revisión con un angiólogo antes de realizar el viaje.

Comentarios